September 24, 2020

Mantenimiento Preventivo Constante Para Calderas

Debido a que las calderas funcionan a alta presión y contienen vapor muy caliente, debe asegurarse de que las suyas reciban un mantenimiento preventivo regular de un profesional. Si no tienes experiencia en entrenamiento, no debes manejarlo tú mismo. Las fugas de vapor causan lesiones o daños graves, especialmente porque las Calderas Pirotubulares pueden explotar y causar lesiones, la muerte o daños materiales extensos.

El mantenimiento preventivo siempre puede garantizar que su caldera funcione bien y que pueda usarse de manera segura. Póngase en contacto con un profesional confiable de HVAC para programar una inspección de mantenimiento e implementar un plan de mantenimiento preventivo consistente.

Los expertos recomiendan cinco tareas de mantenimiento preventivo para que su caldera funcione de manera eficiente:

Limpiezas regulares: los desechos dentro de una caldera cubrirán sus tubos con incrustaciones, hollín, acumulación de agua y otros tipos de residuos. Los residuos de recubrimiento tan delgados como 0.03-0.05 pulgadas de espesor reducen la eficiencia de transferencia de calor hasta en un 10%. Si se acumulan más desechos, la transferencia de calor de la caldera se debilita y puede colapsar más rápido. Es por eso que debe hacer que un profesional de HVAC limpie los tubos de su caldera al menos una vez al año.

Cuando se acumula la escala, la eficiencia de transferencia de calor se reduce y aumenta la probabilidad de falla de la caldera.

Calidad del agua: la calidad del agua afecta en gran medida el funcionamiento continuo de su caldera, por lo que debe verificar y probar regularmente el agua dentro de la caldera.

Aislamiento: el aislamiento ayuda a las calderas de vapor a funcionar de manera eficiente. Las tuberías, conexiones o válvulas de condensado sin aislamiento pierden calor, reducen la eficiencia y aumentan los costos.

Mantenga registros precisos de mantenimiento e inspección: el mantenimiento constante de registros lo ayuda a saber qué calderas se inspeccionaron. Asegura que también se pueda identificar el mantenimiento adecuado y una pequeña degradación del rendimiento.